Tragamonedas, Jugar y Ganar

Hagamos un poquito de historia, la invención de las tragamonedas, se atribuye a Charles Fey. La construyó de hierro, con adornos de piedras, dibujos de corazones, diamantes y espadas. La llamó Liberty Bell.

Pero fue Bugsiy Siegel, un gánster estadounidense asociado al desarrollo de Las Vegas quien las popularizó al colocar las primeras tragamonedas en el hotel Flamingo Hilton, allá por el 1940, como entretenimiento para las novias y esposas de sus amigos y jefes del crimen organizado.

Las máquinas tragamonedas a diferencia de cualquiera de los otros juegos de casino, permiten jugar cómo y cuando a uno le apetezca y no necesariamente se ha de tener una habilidad especial. Quizás sea de todas las opciones de juego, la menos comprometida, porque si lo comparamos con la mayoría de los otros juegos, la probabilidades de ganar en estos últimos, suelen ser cuantificables; es decir que se puede aplicar una cierta dósis matemática y hacer un cálculo de probabilidades, pero en el caso de las tragamonedas, dejando aparte lo que especifica la Ley con respecto a los premios mínimos que debe ortorgar, es decir el porcentaje de retorno ( varia según la legislación de cada Estado o País ), el jugador por lo general, no tiene ni idea y los premios le llegan de manera completamente aleatoria.

Hay diversos tipos de tragamonedas en lo que se refiere a su configuración, pero todas se rigen por los mismos principios: concretar una apuesta y apretar el botón (en las máquinas físicas, se trataría de tirar de la palanca).

tragamonedas-parte1Las hay de carrete mecánico y/o de vídeo. Saber de antemano cual puede ser mejor para jugar es bastante complejo, porque cada sistema tiene características diferentes. Por ejemplo, las tragamonedas que están basadas en video disponen de un generador de números aleatorio que se envía a la máquina cada milisegundo para cada carrete, de manera que se garantiza que el resultado será totalmente al azar.

Al mismo tiempo podemos hacer otra nueva segmentación en los tipos de máquinas tragamonedas, las hay “de líneas” y “progresivas”.  Las llamadas “de líneas”, pagan los premios en función de líneas ganadoras rectas o irregulares, pudiendo llegar hasta 100 líneas de pagos, en las máquinas basadas en video.

“Las progresivas” tienen el gran atractivo de un Jackpot que va aumentando a medida que se juega.

Al jugador que se acerca por primera vez al juego de las tragamonedas le asalta un mar de dudas.

  • ¿Son más fiables las máquinas físicas o las online? Por lo general se suele creer que las máquinas físicas, al ser mecánicas, pudiera parecer que no son manipulables, pero en realidad “su mecánica” está basada en el mismo sistema de software que las online. Por lo tanto tampoco existe ninguna diferencia entre apretar un botón (online) o tirar de la palanca o pulsador (físicas). Hay exactamente las mismas oportunidades de ganar.
  • ¿Unas están más “calientes” que otras?Erróneamente hay la creencia de que si la tragamonedas física ha sido utilizada durante mucho tiempo sin dar un premio importante, “está calentita” y por lo tanto a punto de entrar en un ciclo donde pagará mucho. Esto no es cierto. Las tragamonedas online y las física utilizan un generador de números aleatorios para determinar el resultado de cada jugada. Cada giro de los carretes es diferente y no guarda relación con la siguiente vuelta. Otra cosa muy distinta son las tragamonedas progresivas, que en es caso si van acumulando bote a medida que se juega.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *