El juego en línea en España

Haciendo un poco de historia, recordamos que hasta 1977, el juego en España estaba prohibido por Ley; eso no quiere decir que desde siempre había existido el juego clandestino.

Fue el 25 de Febrero de 1977 cuando el BOE (Boletín Oficial del Estado) promulgó la Ley 16/1977 que despenalizaba el juego en España.

Con posterioridad, el 28 de Mayo de 2011, el BOE publicaba la Ley 13/2011 de regularización del juego. Hasta ese momento la verdad es que había habido pocos cambios, pero la irrupción de los juegos interactivos a través de Internet cambia sustancialmente el concepto tradicional del juego, no ya solo en España, sino también en los Países de su entorno y para que los operadores en el mercado del juego, tuviesen una respuesta reguladora adecuada a sus intereses y a los del Estado Español.

A pesar de ello la normativa jurídica sobre el juego, a veces  ha generado complicaciones y “malos entendidos”. Veamos un ejemplo: Al amparo de una situación de crisis, el negocio del juego no iba a dejar pasar la oportunidad y se han ido extendiendo los juegos y apuestas ilegales por todo el territorio Español.

Con la entrada en vigor de la Ley de regulación del juego en España, y en su vertiente online, las tragamonedas también llamadas tragaperras, pasan a ser un juego no regulado, obligando a los ya poseedores de una licencia de juego en España, y a los que deseaban obtenerla, a eliminar este tipo de juegos de sus ofertas. Se abre pues un periodo para la concesión de nuevas licencias.

Tragamonedas en portátil

Finalmente, después de unos años de espera y un sin fin de denuncias cruzadas entre los que están a favor y/o en contra, el Boletín Oficial Español (BOE) ha publicado las órdenes ministeriales esperadas que aprueban el Reglamento de tragamonedas en línea y el intercambio de apuestas (deportivas, carreras de caballos y otros, incluyendo las apuestas en directo). Esperando que en un periodo de 6 meses se pondrá el plan en marcha, fuentes consultada estiman a comienzos de 2015.

Esta orden ministerial se divide en cuatro capítulos, quince artículos y tres disposiciones finales.

  • En el capítulo I, se recogen las disposiciones generales y las definiciones para una adecuada comprensión del texto.
  • El capítulo II, se indica entre otros, que los operadores interesados deberán obtener una licencia general para la modalidad de «Otros Juegos», y la licencia singular correspondiente, con una vigencia de cinco años para la licencia singular, prorrogable por periodos de idéntica duración.
  • El capítulo III establece el marco de relaciones entre el operador y los participantes.
  • El capítulo IV establece las pautas y determina los límites económicos tanto para la participación, como para la asignación y pagos de premios.

 

Ejemplo tragamonedas

 

Hay aspectos muy curiosos en la reglamentación, por ejemplo que los jugadores no podrán apostar una cantidad superior al saldo de su cuenta de jugador antes del comienzo de la sesión (además de premios, en su caso).

Una vez que comience la sesión, el jugador tendrá que fijar un tiempo máximo para cada sesión.

Si el jugador inicia una nueva sesión en los 60 minutos siguientes al final de la anterior, el operador deberá emitir una advertencia sobre la pertinencia de juego responsable dirigidos al jugador.

Los operadores únicamente podrán ofrecer botes progresivos. En ningún caso se podrán ofrecer botes garantizados, aunque provengan de los fondos propios del operador.

De todas maneras deberemos esperar las correspondientes correcciones, hasta su proclamación como Ley.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *