Historia de las tragamonedas (Parte 2)

Bueno, ya hemos hablado un poco de la historia y las características de las tragamonedas. ¡Hablemos ahora de cómo jugar!

Antes que nada hacer una valoración del dinero disponible para jugar y tratar de ser responsable, nunca jugar más de lo que la propia economía nos permita.

Lo primero es fijarse una cantidad máxima de perdida por sesión de juego, con independencia del tiempo disponible para jugar, ya sean unos minutos o unas horas. Tener autocontrol y disciplina para saber cuando se debe dejar, aunque se este ganando.

A la hora de jugar, muchos aconsejan hacerlo apostando el mayor número posible de monedas por jugada, ya que así se pueden obtener la posibilidad de mayores premios. Eso es cierto pero… es conveniente distinguir si la tragamonedas en la que vamos a jugar es del tipo de líneas o progresiva. En esta última, las progresivas, si es aconsejable jugar la máxima apuesta, por la sencilla razón de que de esta manera se opta a los Jackpot, mientras que de jugar apuestas mínimas en este tipo de tragaperras, lo que únicamente se consigue es engrosar el bote para otros jugadores. Con respecto a las de tipo de líneas, el premio es un multiplicador de línea, esto significa que el premio será el importe de la apuesta multiplicada por línea; no hay ninguna ventaja en apostar más monedas.

Otro punto a tener en cuenta es mirar préviamente con atención el porcentaje de pagos, es decir el retorno en premios. Por lo general suelen oscilar entre el 70% y el 98% y si de lo que se trata es de ganar dinero, vale la pena mirar lo más alto posible.

Aprovechar los bonos y promociones que ofrecen los diferentes casinos, ya sean de bienvenida, por ingresar tal o cual cantidad, por fidelización, etc… esto puede permitir jugar con un dinero “extra”.

jackpotsAunque las máquinas tragamonedas otorgan premios de manera totalmente aleatoria al azar y no se puede garantizar el 100%, entre el 0% y el 100% puede estar dentro del control del jugador, para ello sería interesante trazarse alguna estrategia, aunque mucha gente dice que es imposible ganar utilizando solo un tipo de apuesta, pero lo mejor es probarlo personalmente.

Vamos a ver alguna posible estrategia, todo y teniendo en cuenta que debido al sistema aleatorio de pagos, es posible que una máquina esté un cierto tiempo sin pagar, para pagar después todo seguido.

  • Como ya se comentó anteriormente, lo primero a la hora de diseñar una estrategia para el juego, es precisamente constituir un fondo para el juego, lo que en inglés se denomina “bankroll”, es decir determinar una cantidad disponible para jugar –pero nada más que esa cantidad.
  • Antes de jugar con dinero real, se debe de practicar gratis con la posibilidad que brindan algunos casinos  en sus tragamonedas online. Está claro que no es lo mismo, pero esto servirá precisamente para coger experiencia y contacto con las diferentes características y tipos de máquinas
  • Comenzar estudiando toda la carta de pagos de cada máquina que nos interesa. Inicialmente practicar con las más sencilla de tres carretes para ir progresando hasta llegar a las basadas en video de hasta 100 líneas. Hay que tener en cuenta que el número de carretes y el número de símbolos que haya en cada carrete afectarán en gran medida las posibilidades de ganar. Cuantos más símbolos menos posibilidades de conseguir combinaciones ganadoras plenas. (Veamos un ejemplo muy claro. Si tenemos una tragamonedas de 3 carretes y 18 símbolos por carretes, la proporción es 1 a 18x18x18, es decir 1 a 5.832 posibilidades. Pero si estamos jugando en una tragamonedas de 5 carretes e igualmente de 18 símbolos, las posibilidades de conseguir 5 símbolos iguales en una misma línea son de 1 a 1.889.568 –haz cuentas)
  • Escoger una estrategia distinta para cada máquina, no seguir siempre la misma regla con diferentes tipos de tragamonedas.
  • Apuestas pequeñas e ir subiendo paulatinamente en función de cómo se va entendiendo la evolución de los pagos.
  • Jugando en una máquina progresiva, por aquello de aprovechar la posibilidad de obtener los mayores premios y Jackpot con la apuesta máxima.
  • Y por último (dentro de lo más básico), es saber parar a tiempo. Tanto si se ha agotado el presupuesto que inicialmente se destinó para esta ocasión de juego, como si se está ganando pero el tiempo empleado puede ser compensatorio. No dejarse llevar nunca por : ”esta es la última y recupero” “está a punto de saltar el Jackpot” “estoy en racha y es el momento de aprovechar” así como unas cuantas excusas más. Una vez parado el juego, si se han obtenido beneficios, repartir las ganancias en mitades para “casa” y la otra mitad para el “bankroll” de esta manera garantizar dos funciones. Por una lado el dinero que se retorna para casa, es un dinero que se puede disfrutar en cualquier actividad o capricho, mientras que la parte destinada al bankroll, aumentará el disponible para jugar la próxima ocasión.

Hasta aquí hemos hecho un repaso muy general sobre las tragamonedas, la forma de jugar y la de ganar, pero… ¿Qué diferencia hay entre jugar en un casino físicamente o hacerlo de manera online?

De entrada hay mucha similitud entre un sistema y otro, pero también hay muchas diferencias, y son precisamente las diferencias lo que hacen que jugar a las tragamonedas online sea la opción preferida por mucho jugadores.

  • Un casino online lo tenemos a mano de unos cuantos “clics”. No tener que salir de casa para jugar significa jugar en cualquier momento y por el tiempo que se quiera. Puedes jugar a ratos durante el día ( si el trabajo lo permite) ,o de manera más relajada tomando una copa por la noche. Además, no es imprescindible estar en casa para jugar, allí donde haya un ordenador, una tablet o un teléfono con conexión a internet se puede comenzar a jugar en segundos con unos pocos clics.
  • Un Casino en línea da la oportunidad de jugar en las tragamonedas totalmente gratis, una fantástica oportunidad que nunca se tiene en un casino físico.
  • Es más barato, ya que no hay que desplazarse. No tener que viajar para jugar en un casino es ahorrar dinero, y aunque haya un casino cerca de donde viva ahorrará el costo de conducir por la ciudad, pagar por estacionamiento y comer fuera de casa. Lo mejor de todo, el dinero que ahorra jugando en línea significa de cara a tus posibles ganancias, mayores beneficios.
  • Jugar un casino online es completamente anónimo. Se puede jugar sin que absolutamente nadie más se entere. En un casino online su privacidad es absoluta, algo que en un casino físico obviamente no puede proporcionar.
  • En los casinos físicos, al jugar en las tragamonedas uno se puede distraer con los ruidos de la sala. Cuando se juega online se puede controlar el nivel de distracción, lo que significa que las posibilidades de ganar son mayores.
  • Cuando se juega online es mucho más fácil mantener un registro de las apuestas y cuánto dinero ganas. Con un simple clic se puede ver toda la información financiera. Por lo general se pueden tomar decisiones  más sabias, lo que se traducirá en mayores ganancias.

Cuando se suma todo esto, se llega a la conclusión de que jugar a las tragamonedas online es la mejor opción tanto para jugadores noveles como para los experimentados.

Jugar y ganar

Relevant news

Deja un comentario